Emma Ozores (actriz): “A mis perros les he contado bastantes chistes”

(Publicada originalmente en el blog ‘Aashta las narices’)

EmmaOzores

Tiene 53 años y pertenece a la sexta generación de una de las sagas de cómicos más conocidos del país. Además de actriz, ahora también es productora teatral. Hasta hace algo más de un mes, representaba la obra ‘Cambalache’, comedia escrita y dirigida por Álvaro Sáenz de Heredia. Se confiesa adicta al chocolate y adora los animales –no en vano vive con sus cuatro mascotas-. Aunque no puede adelantar demasiado, “porque aún no hay nada firmado”, tiene varios proyectos a la vista, entre ellos “producir una obra de mi padre”, el desaparecido Antonio Ozores. De los demás, nos cuenta que le hacen mucha ilusión y que “son de persona tranquila, porque me contratan y esto es muy cómodo”. Desde hace unos días, es concursante del reality ‘GH VIP’.

Pertenece a la sexta generación de actores y cómicos por parte de su padre. ¿No está hasta el gorro de tanta comedia?

¡Qué va! Estoy bastante contenta de tanta comedia y creo que es necesaria para la vida misma. Me gusta mucho la comedia.

¿A sus perros también les cuenta chistes?

A mis perros les he contado bastantes chistes porque también tienen mucho sentido del humor. Y ellos me cuentan a mí también. Pasamos una velada muy amena en casa cada día.

¿A qué político no le ve usted ni pizca de gracia?

No, yo de cuestiones políticas prefiero no hablar. ¡Ja, ja, ja! De nadie en concreto. No te puedo decir. Tampoco sé yo mucho de política.

“También me hubiera gustado ser una buena fontanera y electricista”. ¿A quién le hace falta un arreglo?

Es que es verdad que me gusta mucho la fontanería y la electricidad. También me encanta la mecánica de automóviles. No sé si tendré tiempo de estudiarlo alguna vez, pero es algo que me gusta. Y arreglos habría que hacer muchos.

Ahora, además de actriz, también es empresaria. ¿Le cunde el negocio?

Sí, aunque tiene sus dificultades. Un empresario de teatro muy bueno me decía que el único secreto de esto era ‘trabajo, trabajo y trabajo’. Y es la verdad; si tú pones trabajo en algo, las cosas funcionan. Quizás ahora con más dificultad por la época que vivimos pero se va uno arreglando.

“No puede ser que Belén Esteban gane una fortuna y muchos buenos médicos y científicos, muy poco”. ¿Es una indirecta dirigida a La Fábrica de La Tele?

No, yo no he querido en ningún momento molestar a nadie. Es decir, que si a una persona le dan mucho dinero será porque también da mucha audiencia, porque detrás de eso hay muchos anunciantes y por una serie de motivos. Tiene su lógica, porque esto es así. Pero sí es cierto que los sueldos de mucha gente importante y con prestigio no guardan relación con el valor de su trabajo. Creo que debemos valorar esto en el país, aparte de eso otro que entretiene.

En Cambalache, su última obra de teatro, interpretaba a una amante insatisfecha. ¿En la vida real es igual de desdichada (en este sentido)?

¡Ja, ja, ja! No, yo me siento bastante satisfecha en mi vida en general, porque encuentro siempre gente estupenda cerca de mí, y eso te hace la vida más agradable. Yo ya solamente con ser la hija de Antonio Ozores tengo suficiente en esta vida; me ha parecido un regalo enorme.

La obra habla de políticos corruptos y timadores. ¿Un homenaje a Rajoy y compañía?

Noooo. ¡Que no quiero meterme con nadie! Je, je, je. Es una obra con la que ya hemos acabado, pero hemos estado casi cinco años con ella. Y sí, trataba de a ver quién se llevaba más. Pero cualquier realidad supera la ficción. Lógicamente, tiene su parte de lo que estamos viviendo. Y la gente se reía porque veía a personajes que eran similares a muchos. Eso nos ha dado mucho juego porque íbamos cambiando y aplicando cosas al guion según las novedades que sucedían.

“Todos los animales me gustan, incluida yo”. ¿De qué zoológico se ha escapado usted?

Que alguien diga que soy un animal es un honor para mí, porque los animales son muy buenas personas. Por lo tanto, es una satisfacción y una suerte. Creo que tenemos muchísimo que aprender de los animales.

“El divorcio es un gran invento”. ¿Qué otros inventos le parecen lo más?

La rueda me ha parecido un invento bastante bueno. Hay muchos inventos que están muy bien. Por ejemplo, yo del invento de cómo funciona la televisión todavía no me he enterado. Que estemos hablando ahora por aquí tú y yo. En medicina o tecnología ha habido inventos buenísimos, como el aparatito ese que opera sin necesidad de que el cirujano use sus manos.

Dice que  a los ex les quiere mucho de lejos…

¡Ah, sí! Un cariño muy grande. Nos llevamos muy bien siempre, porque como ya es ‘ex’ pues ya es una relación muy bonita porque es de lejos todo. Y de vez en cuando sí que quedo con alguno porque hay mucho cariño. Mi padre decía que “si los novios están en diferente casa, maravilloso, pero si además están en diferente provincia, mucho mejor; y ya si están en diferente estado o planeta, eso ya es de llevarse de maravilla”.

Tiene fama de bondadosa y de estar siempre de buen humor. ¿Qué cosas le ponen de mala leche?

Pues no me gustan las injusticias. Así de mala leche, poco. Tengo carácter pero intento no enfadarme, porque a veces no merece la pena ni vas a ningún lado.

¿Cree que la marca Ozores debería cotizar en bolsa?

Pues no, porque no sé si nos darían algo. [Risas]. Yo creo que no tenemos acciones ni nada.

¿Qué le haría más ilusión, que le dieran un Goya o que Los Panchos le dedicasen un bolero?

Yo creo que me gusta bastante más lo del bolero. Precisamente Los Panchos me gustan mucho. Eso, y la sonrisa de la gente cuando vas por la calle. Todo eso es muy bonito.

“Quiero ser una viejita pintada y elegante. Y que no dé ni golpe”. ¿Convocará un casting para buscar a un chulazo que le mantenga?

Es que me gustan esas viejitas americanas que van vestidas de colores, que sonríen y hacen pasteles. Yo quiero ser un poco una viejita de esas. Un tipo como la Duquesa de Alba, que siempre iba como quería y que era muy moderna, porque seguro que tenía un espíritu muy joven. Y hombre, si puedo no dar golpe y vivir de las rentas pues fantástico, pero está la cosa complicada.

Hablando de chulazos, ¿quién le pone más, Antonio Banderas o Javier Bardem?

Pues no, yo es que soy rara. Me parece que Antonio Banderas es una persona extraordinaria. Me gusta su sencillez y creo que es muy difícil llegar donde ha llegado. Y a pesar de ello, ser tan majo y normal. Yo eso es algo que valoro muchísimo. A Javier le conozco menos, pero tiene fama de muy buen actor. Pero vamos, que yo no saldría con ninguno de ellos. Simplemente si pudiéramos ser amigos, estaría bien. Aunque yo ya tengo mis amistades y ellos imagino que tendrán las suyas.

“Si por mí fuera tendría 500.000 animales”. ¿Tiene el síndrome de Noé?

No, el de Noé no. El de su esposa. No tengo síndromes, pero sí tengo mucho cariño hacia todos los animales. Tengo que ir con cuidado porque 500 mil los tendría yo muy mal. Pero dentro de un orden, intento hacer lo que puedo. Cosas como acoger un animal o quedarme con otro que van a sacrificar. Pero ya tengo el tope cubierto, porque tengo cuatro perritos y un gatito, y ya son muchos. ¡Si pudiera sí es verdad que tendría unos 500 mil millones de animales!

“Mi padre adelgazó 12 kilos cuando empecé a guisar porque estaba muy malo todo”. ¿Ha mejorado la cosa con el tiempo?

Pues menos aún, porque ahora para guisar para mí y para mis perros… Mis perros sí se lo comen pero yo guisaba horroroso. Dicen que hay que ponerle cariño, pues yo le ponía cariño y luego lo tenía que tirar. Con el cariño solo no vale, hay que tener maña. Casi me voy a un psicólogo y todo porque no era normal que yo pudiera cocinar tan mal. Y sigo sin aprender. He pensado en hacer cursos, pero hasta ahora no he tenido tiempo.

Ya sería para menos…

No, no, ¡palabra de honor que sí! Vamos, que un día le dije a mi padre: ‘¡Vamos a hacer ñoquis!’, y aquello era una cosa que se te pasaba por la garganta como si fuera papel de lija. Y ya no querían la comida ni los gatos de la calle. Ellos al principio estaban gordos de todo lo que comían, porque no había forma alguna de que nos lo pudiéramos comer, pero ya al final incluso ellos se iban.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s